SEPARACIONES Y DIVORCIOS

Matrimonios y parejas
Separaciones y divorcios

En el momento en que una pareja o un matrimonio se rompe, se abre la posibilidad de llevar la ruptura por la vía del acuerdo o, si este es imposible, por la vía judicial o contenciosa, donde será un Juez el que decida sobre las medidas a establecer.
Como principio general de actuación, intentamos que su separación o divorcio se produzca de la forma menos traumática posible para las partes implicadas. Por ello, partimos de la premisa del mutuo acuerdo, pues entendemos que ésta es la mejor opción para encontrar una solución satisfactoria para el cliente, máxime cuando existen hijos menores de edad.
De no ser posible el mutuo acuerdo y agotada la vía de la negociación amistosa, procedemos a entablar el oportuno procedimiento contencioso, recabando del cliente todas aquellas pruebas que finalmente serán clave en el momento de dictarse sentencia. La única diferencia con la separación judicial es que el divorcio implica la desaparición o disolución del vínculo matrimonial, es decir los cónyuges dejan de estar casados, pudiendo contraer nuevo matrimonio.

divorcios y separaciones

Uniones de hecho

En caso de que la pareja (unión de hecho o simplemente convivencia o relación afectiva),
cuente con hijos menores de edad,
hay que regular la situación de cómo quedarán éstos ante una separación,
en lo que se refiere a la patria potestad, su guarda y custodia, régimen de visitas, pensiones de alimentos, etc.

Convenio Regulador

Cuando se solicita la separación o el divorcio de mutuo acuerdo entre los cónyuges, deberá acompañarse necesariamente a la demanda, la propuesta del Convenio Regulador. Con dicho convenio se regulan las relaciones, derechos y obligaciones entre los cónyuges tras la separación o el divorcio. Y esto es así porque dichas relaciones, derechos y obligaciones siguen existiendo tras la disolución del matrimonio, sobre todo si han nacido hijos fruto del matrimonio o pareja. El Convenio Regulador debe ser aceptado y firmado, con pleno conocimiento y convencimiento de sus consecuencias por cada cónyuge, puesto que sólo podrá modificarse cuando se alteren sustancialmente las circunstancias existentes en el momento de la separación o divorcio.

Adopción de medidas provisionales

Si el divorcio es contencioso porque no ha sido posible llegar a un entendimiento entre los cónyuges, el abogado prepara una demanda de divorcio contencioso, solicitando, según los casos, unas medidas provisionales previas o coetáneas a la demanda, las cuales tienen por objeto que se adopten unas medidas provisionales que pacifiquen la situación conyugal y determinen la atribución de la guarda y custodia, la comunicación, visitas y estancias del cónyuge no custodio con los hijos menores de la pareja y el sostenimiento de las cargas familiares.

Regulación de medidas “paterno filiales”

La ruptura de la pareja de hecho en caso de tener hijos comunes, resulta prácticamente idéntica a un proceso de divorcio. Que los padres no estén casados no afecta en las condiciones y medidas que deben acordarse, o dictarse judicialmente, en aras a la protección de los hijos, en este caso reciben el nombre de convenio regulador de medidas "paterno filiales”.

Modificación de medidas

En muchas ocasiones, las circunstancias que en su momento se tuvieron en cuenta para adoptar las medidas derivadas de un procedimiento judicial de separación, divorcio o medidas paterno filiales cambian con el paso del tiempo, como la situación laboral, el domicilio de los progenitores, preferencias de los hijos, etc. Es necesario analizar en detalle, si efectivamente se ha producido un cambio sustancial de circunstancias, que haga posible la modificación de la resolución que inicialmente se dictó. Si las circunstancias personales, familiares y económicas cambiasen deberá solicitarse ante el Juzgado que conoció del proceso principal una modificación de medidas.

Ejecución de sentencias

En el supuesto de que una vez dictada una resolución judicial, una de las partes decide no cumplir con la misma, se hará necesario presentar una demanda en la que reclamar su cumplimiento a través del órgano judicial. Los supuestos más habituales son el impago de la pensión de alimentos, el impago de la pensión compensatoria, el impago de los gastos extraordinarios o el incumplimiento del régimen de visitas.

Asociación de Padres Separados y Divorciados de Asturias